#OPINIÓN ‘The Cloverfield Paradox’ sorprende con su lanzamiento, pero decepciona con su argumento.

No es secreto que la franquicia Cloverfield ha sido sinónimo de un marketing cuya viralidad debe al misterio y la secrecía con la que se ha manejado desde la primera entrega. Poco sabíamos de Cloverfield antes de su lanzamiento en el 2008, de la misma forma en que sucedió con su secuela 10 Cloverfield Line en el 2016, y para no romper la tradición, luego del estreno del primer avance la noche del Domingo durante el Super Bowl LII, Netflix también anunció que después del partido estaría disponible en la plataforma de streaming.

Esto sorprendió a muchos luego de la gran cantidad de especulaciones que revolvieron alrededor de la tercera entrega de la franquicia en los últimos días, sin embargo el resultado final no ha sido el esperado. Con un elenco de primer mundo y sin duda un presupuesto del mismo calibre ($45 millones USD), las expectativas eran altas, pero terminaron enterradas tan pronto los créditos comenzaron a rodar.

El guión es confuso y problemático, y aunque muchos podrían adjudicar la falta de sentido a muchas de las bizarras situaciones en la trama producto de la paradoja espacio-tiempo en la cinta al caos propio de esta teoría, lo cierto es que a primera impresión parece que los guionistas arrojaron un montón de propuestas sobre el papel cual lluvia de ideas y decidieron forzarlas para que embonaran en una trama que intentaba ser compleja pero termina por ser un frustrante sin sentido.

The Cloverfield Paradox se esfuerza demasiado por ser una película inteligente, con un uso sofisticado de los conceptos de la relatividad como sucede con otras producciones como la aclamada Interestelar, pero se pierde en el camino y consigue transformarse en una película de horror-espacial sin sentido buscando sin éxito ser un vinculo para sus anteriores entregas.

Al final, la película plantea un argumento interesante pero falla en desarrollarlo victima de la tendencia por los Universos Compartidos en la cinematografía hoy en día. Tiene un casting fuerte pero mal aprovechado, que logra de gran forma conectar con el lado más “técnico” de sus personajes pero no así el más humano.

El filme dirigido por Julius Onah atraerá sin duda una enorme cantidad de espectadores, pero más allá de los números no parece tener esperanzas de trascender.

 

About Carlos Ríos 1285 Articles
Editor en jefe y fundador de Nerd Inc. Amante del entretenimiento. Poeta de medio tiempo, tarado de tiempo completo.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*