#OPINIÓN “Verónica”, El blanco y negro no es para todos.

El cine mexicano ha tenido que conformarse con la comedia romántica como el género que la represente hoy en día fuera del país, con producciones de pobre argumento que poco o nada valoran las expectativas del cinéfilo nacional, sin embargo, cintas como Verónica intentan romper con este molde y hacer algo distinto: explorar la visión y la capacidad de los nuevos representantes del cine nacional de presentarnos propuestas distintas en la cartelera local.

La trama de Verónica va de lo siguiente: Una psicóloga (Arcelia Ramírez) que ha dejado de practicar medicina, decide tomar el inusual caso de Verónica de la Serna (Olga Segura), una joven cuyo anterior terapeuta desapareció misteriosamente.

El 99% de la película se presenta en blanco y negro, ¿Por qué? Quizá al momento de gestar la idea la producción tuviera fundamentos argumentales profundos para complementar la atmósfera de la cinta con un filtro B&W, sin embargo, es mucho más sencillo imaginar que aún no hay la confianza suficiente en el director mexicano como para creer que su producto por si solo y su guión pueden ser tomados en serio, sin la necesidad de utilizar elementos pretenciosos.

Por su parte la trama tiende a competir con el libreto. Un argumento que envuelve al espectador y lo interesa en la cinta se ve en momentos rebasado por sus diálogos teatrales, forzados y sin naturalidad. Tanto Aracelia Ramírez como Olga Segura se comprometen con el papel y desarrollan su trabajo de manera profesional, sin embargo, sus personajes se enfrentan al mismo problema que su argumento.

Aunque la apuesta no es un éxito rotundo en esta ocasión, son los primeros pasos en un camino por reinventar el cine nacional y las historias que los cineastas mexicanos pueden contar.

About Carlos Ríos 777 Articles
Editor en jefe y fundador de Nerd Inc. Amante del entretenimiento. Poeta de medio tiempo, tarado de tiempo completo.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*