#OPINIÓN Voraz.

Este fin de semana llegó por fin a las salas de México la tan esperada cinta francesa de la directora Julia Ducournau, Voraz (Raw), con una distribución limitada pero suficiente para atender la demanda de curiosos deseosos por descubrir si los rumores de su crudeza eran ciertos.

Raw nos cuenta las desventuras de Justine, una joven vegetariana que, luego de sufrir un ritual de iniciación en el que le obligan a comer carne cruda en la prestigiosa escuela de veterinaria a la que entro, un morbido gusto por la carne comienza a desarrollarse en ella.

La cinta fue proyectada en varios festivales donde más allá de cualquier alabanza, fueron los rumores de nauseas, mareos, vomito y desmayos entre los asistentes los que hicieron ruido alrededor del mundo y elevaron las expectativas por el filme. Incluso un cine en Estados Unidos llego a incluir bolsas para vomito en la compra de sus accesos a la función.

Si bien la película cumple con hacernos girar en instantes la mirada de algunas tomas, las prometidas nauseas nunca terminan por llegar. Sin embargo, esta “morbosa” decepción no debe distraernos del hecho de que estamos ante un filme bastante bien realizado.

En primer lugar, destacar la actuación de Garance Marillier, la joven protagonista, que logra atormentarnos y contagiarnos de la ansiedad por carne que poco a poco comienza a invadirla. El resto del elenco compuesto en su mayoría por jóvenes actores sirven como un complemento a la trastocada personalidad de nuestra protagonista. Guías que le acompañan a través de un peligroso recorrido por la sexualidad y el canibalismo.

Por su parte, el diseño de arte y la fotografía son agradables y bien pensados. Nada fuera del otro mundo, pero ideales para contar la historia que nos presenta Ducournau.

Otro de los elementos a destacar es el diseño sonoro. Las escabrosas escenas no tendrían el impacto que lograron en la audiencia si no se vieran apoyadas por el gran trabajo que realizo el equipo de audio para que este tocara en las fibras exactas para removernos en nuestros asientos al mirar escenas como las del salpullido en la cama.

En resumen, Voraz es una cinta de suspenso que explora los exagerados  y oscuros efectos del vegetarianismo, el descubrimiento del yo y su consecuente aceptación (con todo y sus consecuencias) y la mística detrás de los elementos que componen nuestros mas bajos instintos.

Una cinta recomendable solo para los amantes del genero, a quienes recomiendo prestar más atención en la trama que en los llamados elementos gore.

 

 

About Carlos Ríos 1218 Articles
Editor en jefe y fundador de Nerd Inc. Amante del entretenimiento. Poeta de medio tiempo, tarado de tiempo completo.

1 Trackback / Pingback

  1. #OPINIÓN “Bang Gang” Las fútiles pasiones de la juventud y sus consecuencias – NERD INC.

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*