#OPINIÓN The Shape of Water y el ‘oro’ detrás de los monstruos de Del Toro.

Si de algo se ha llenado internet en las últimas semanas ha sido de Guillermo del Toro y su más reciente producción, La Forma del Agua, la cinta de romance poco convencional que ha cautivado a la crítica alrededor del mundo y que le valió al tapatío un Golden Globe como mejor director. 

La premisa es simple, y sin embargo, envolvente desde su primer repaso: Ambientada en los años 50, una mujer muda que trabaja como empleada de limpieza en una agencia de gobierno encontrara el amor de la forma más peculiar en la más reciente y super secreta adquisición de los norteamericanos: un hermoso anfibio antropomorfico. 

Lo primero que debemos reconocerle al director y a su equipo de producción es el manejo del diseño de arte. Los escenarios, música y vestuarios en la cinta se mezclan con la personalidad y conflictos propios de la época en sus personajes para regalarnos un filme que nos sumerge de lleno en la época de las malteadas, la Guerra Fría y el racismo, pero al mismo tiempo evoca el clásico romance francés. 

Las actuaciones del elenco en general son para aplaudir, sin embargo, debemos destacar el increíble trabajo de Sally Hawkins (Eliza) y Michael Shannon (Strickland) en los roles protagonicos. Hawkins sin pronunciar palabra logra empatizar con el espectador, mientras que Shannon por su parte logra lo que se espera de cualquier villano cuando el cinéfilo comienza a repudiarlo. 

En un caso aparte, Doug Jones, el “monstruo” predilecto de Del Toro, una vez más lleva la actuación más allá al convertir su cuerpo en un canvas sobre el que el director mexicano da vida a sus monstruos apoyándose en la chispa que Jones tiene para entregarles una personalidad humana que contraste con su naturaleza.

El argumento como tal es una reinvención de La Criatura de la Laguna Negra e historias de romances imposibles como Romeo y Julieta desde una perspectiva muy particular y sin embargo se hace con la atención de la audiencia de principio a fin, cautivando por la sensibilidad e inocencia de sus personajes que florece entre la aterrizada naturaleza de su elenco complementario.

Es una muy buena temporada para la categoría a Mejor Película en los premios Oscar con grandes producciones como Lady Bird y Tres Anuncios Por Un Crimen compitiendo por un lugar entre los nominados, sin embargo, podemos ir adelantando esas quiñelas y asegurarle su lugar en la competencia a La Forma del Agua.

About Carlos Ríos 817 Articles
Editor en jefe y fundador de Nerd Inc. Amante del entretenimiento. Poeta de medio tiempo, tarado de tiempo completo.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*