#OPINIÓN LA BELLA Y LA BESTIA.

Si pudiera describir la nueva cinta de Disney en una sola palabra: Nostalgia. ¿Aún no has visto la adaptación del clásico animado de 1991 en live-action? te recomiendo que corras al cine.

26 años después la fábula ancestral regresa para revivir los momentos icónicos de la película de Disney y esta vez ofrece mucho más. Para algunos puede ser confuso que vuelvan a escribir un guion para algo tan importante de la época dorada de la compañía y el resultado no me ha decepcionado.

Sin dar muchos detalles, esta versión nos invita a revivir la magia de La bella y la bestia, salvo a casi 40 minutos agregados comparados con la animación, donde explican los huecos argumentales que muchos nos preguntamos todos estos años.

Un viaje al pasado de Bella, interpretada sorpresivamente encantadora por Emma Watson, sobre su infancia y sus nuevas metas. Convertida en una princesa dispuesta a ser una heroína, cansada de su vida provincial y las burlas de su pueblo para quienes leer es algo inaceptable, aprenderá que no es la única a quien le han quitado su libertad.

La bestia por otro lado (Si me preguntan, mi personaje favorito) introduciendo a Dan Stevens como el egoísta príncipe, también llena todas esas dudas y lo que me ha encantado de su personaje, es ver esa transformación en su personalidad para encontrar una Bestia mucho más humana y amorosa.

En cuanto a los otros personajes, excepcionales. Todos brillan en esta película y es que ¡Es un elenco mágico! El villano Gaston (Luke Evans) tiene una de las secuencias musicales más divertidas de la cinta, pero dispuesto a demostrar por qué es el malvado de la historia.

Pero sin duda lo más maravilloso, la música. ¡Un Oscar para Alan Menken! Las lágrimas y la piel de gallina fueron inevitables, si es verdad que quizá es demasiado musical (tres canciones extras más todas las que ya conocen) pero sólo hay una explicación ¡Es Disney! Esperaré ver a Celine Dion en los premios.

Lo malo, en algunos momentos los efectos especiales no son tan bien trabajados y algunas escenas pueden marear un poco, pero no quito crédito al magnífico trabajo visual que nos ofrece, especialmente el número musical Be our guest. Tengo problemas con el vestuario, no me mal interpreten, es increíble y adaptado a la época, pero ¿El vestido amarillo fue deslumbrante?

Está rompiendo todos los récords en taquilla, y es normal para un clásico que estuvo nominado al Oscar a mejor película, ¿Podrá esta película superarla? Es que con el  miedo que causó tanta mercadotecnia a una historia más feminista e incluyente, se reduce a detalles que no van a decepcionarlos. Yo entré con miedo y salí llorando de emoción, a fin de cuentas, bella y bestia son.

¿Qué te pareció?

@neverlandsofi

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*